martes, 3 de noviembre de 2015

En guardia! Mouse Guard: Espadas y Fortalezas, un juego de tablero sobre furiosos (pero lindos) ratones en guerra



Hoy vengo hablarles no de un juego de rol, sino que de un juego de tablero, Mouse Guard: Swords & Strongholds. Si bien este es un blog dedicado a los juegos de rol no pude resistirme de hablar de un juego nacido de una de las franquicias roleras que más amo, Mouse Guard.

Mouse Guard nació de la mano de David Petersen, su creador, como un comic sobre ratones heroicos enfrentándose a los peligros de los animales salvajes, el clima inmisericorde, sus propios congéneres (los ratones) y las comadrejas. las malvadas comadrejas. Estos ratoncitos luchan para mantener el orden en los territorios y permitir a la sociedad ratonil florecer. Fue cuestión de tiempo para que esto diera origen a un hermoso juego de rol, autoría de Luke Crane, el brillante creador de Burning Wheel.  Crane utilizo su intimidante pero apasionante sistema de fantasía medieval y se las ingenió para hacer una versión ligera del sistema apta para contar las aventuras de estos ratones heroicos. Armados con sus capas, sus armas y su valentía, estos ratones viajan por los territorios enfrentando peligros y despejando intrigas para mantener a los ratones a salvo en sus casas. "No importa contra que pelees sino que por que lo haces" reza una de las frases celebres de este juego y enfrasca la esencia misma de este maravilloso juego de rol.

Hace poco más de un año, Crane y Petersen volvieron a unir fuerzas y se propusieron crear un juego de tablero. Resulta que en algunas viñetas del comic es posible ver a unos ratones jugando una especie de ajedrez con pequeños ratones de madera sobre un tablero. Intrigados sobre que podría ser, los autores de MG:S&S comenzaron a diseñar y lo que resultó fue un juego maravilloso.



Un juego sobre control de territorio, rápido y excitante

Añadir leyenda
MG:S&S es un juego de tablero sencillo, pero no por eso deja de ser entretenido. Sus mecánicas me recordaron un poco al GO más que al ajedrez, pues el objetivo del juego es controlar el territorio de tu oponente más que capturar una pieza en particular. Haciendo uso de movimientos estratégicamente pensados y el factor sorpresa representado en cartas, los jugadores intentan atravesar las líneas enemigas y conquistar el territorio de su oponente, construyendo una fortaleza en él.
Al ser un juego sencillo, es posible de explicar en tan solo 10 minutos. La disposición de las piezas tarda no más de un par de minutos, y las partidas suelen durar entre 15 y 30 minutos. La re-jugabilidad es alta, pues cada partida es diferente, por lo que puedes entretenerte en los entretiempos  de tus partidas de rol o de juegos de tableros más cototudos jugando a esta pequeña pero interesante cosa. Me faltó mencionar eso sí que es un juego para dos.


Las piezas que te dan nostalgia por un mundo en el que jamás viviste

El juego está compuesto por un  pequeño tablero de 6 x 8 espacios, cuatro fichas de juego blanca y cuatro negras, un color para cada uno de los jugadores. Además el juego trae una baraja de 24 cartas que utilizas durante el juego.
El tablero esta hecho en madera bien acabada, es suficientemente pequeño para no ocupar mucho espacio pero a la vez lo suficientemente grande para permitir el movimiento de las piezas con comodidad. El acabo del tablero es lo que más evoca ese juego de taberna, que te dan ganas de jugar sobre una mesa de madera vieja, junto a una jarra de cerveza y al calor de la chimenea, mientras nieva en el exterior. A mí al menos me encanta!
Las piezas son unos pequeños ratoncitos de plástico que emulan una madera rugosa y trabajada a mano, siguiendo un poco la línea del tablero. Lamentablemente no apoyé la versión de lujo donde todos los componentes son de madera, pero los que viene en la versión estándar son bastantes buenos.
Finalmente el juego viene con una baraja de 24 cartas que se utilizan para realizar movimientos especiales durante el juego. Las cartas son de una terminación muy bonita y el diseño gráfico va muy en línea con este aire medieval fantástico que propone la franquicia.


Reglas básicas

Las reglas básicas son muy sencillas. En primer lugar hay que decir que las piezas de juego no se colocan en los espacios como es habitual, si no que en la intersección entre los vértices de cuatro espacio. Los ratones se moverán a través de las líneas de intersección del tablero .
Los jugadores comienzan posicionando sus cuatro fichas en su territorio. El territorio del jugador está compuesto por las dos últimas líneas horizontales y todas las intersecciones y espacios existentes entre ellas en cada extremo del tablero. Luego de esto, partiendo por el jugador de fichas negras los jugadores comienzan a mover sus piezas.
El movimiento básico de las piezas es bien sencillo. Una pieza puede moverse una intersección desde su intersección actual en cualquier dirección. Obviamente, la pieza no podrá pararse en una intersección ocupada por otra ficha, ni pararse en el borde del tablero. Así de sencillo.


Espada, Fortaleza y Diplomacia

El juego provee de tres tipos de cartas que el jugador puede usar durante el juego. Estas cartas proveen de formas especiales de mover las fichas y nuevas reglas que el permiten al jugador desarrollar estrategias más complejas. Estas cartas están inspiradas en el tema bélico del juego por lo que tiene relación directa con la guerra.
Cada jugador parte el juego con tres cartas en la mano y cada vez que juegue una carta, deberá robar otra más. Las cartas se juegan siempre sobre la ficha que el jugador mueva. Primero el jugador mueve una ficha con el movimiento básico y luego puede (no debe) jugar una carta sobre dicha ficha. Cada una de las cartas tiene una función diferentes.

Espadas: Es la carta combativa. Permite a la ficha moverse hasta dos espacios adicionales y lo más importante, "empujar" fichas enemigas. De esta forma, las fichas del jugador pueden ir moviendo y arrinconando a las fichas del contrario y eventualmente botarlas fuera del tablero de juego.

Fortalezas: La carta de fortaleza sirve para construir fortalezas dentro del tablero de juego. Esto se hace colocando una ficha en cualquiera de los espacios que colinda con la intersección donde la ficha esta puesta y construyendo allí la "fortaleza". Los ratones dentro de una fortaleza se mantienen inmóviles y son inmunes a los efectos de una espada, además que sacan de su vecindad a cualquier otra ficha de ratón. Una conquista territorial!

Diplomacia: Finalmente, la carta de diplomacia permite realizar algunas acciones en juego dependiendo de cuál sea el ratón contrario más cercano al ratón donde se juega la carta. Si el ratón contrario cercano esta fuera de una fortaleza, el jugador intercambia su ficha de ratón con la ficha del contrario. En cambio, si el ratón más cercano está en una fortaleza, el jugador en turno toma ese ratón y lo pone en cualquiera de los espacios colindantes a la fortaleza. Bye Bye Fortaleza!


Fin del juego

El juego termina cuando el jugador construye una fortaleza en cualquiera de las esquinas del territorio de su oponente o cuando logra sacar todas las fichas contrarias del tablero (a punta de espada!). Como ven el juego es sencillo, rápido y muy rejugable. Podemos probar distintas configuraciones de juego de partida y diferentes estrategias. El mazo de carta incorpora un pequeño elemento de azar que nos obligará a variar nuestra estrategia en nuevos juegos.

Donde comprarlo

El juego puede adquirirse en la tienda de juegos de Burning Wheel Headquarters (BWHQ) donde Luke Crane y su equipo comercializan sus juegos y los de otros autores amigos.  Por 30 dólares (más gastos de envío) podrán tener este precioso juego en su ludoteca y disfrutar de rápidos y entretenidos juegos en muy poco tiempo. Incluso pueden jugarlos con sus niños si es que tienen (un amigo lo jugó con su sobrino de 6 años y fue un rotundo éxito). De pasada pueden "vitrinear" otros juegos de Crane que están bien morrocotudos :D. Les dejo el vínculo para que puedan revisarlo BWHQ.




Saludos!

2 comentarios:

  1. Lo mejor es que es un juego super pirateable.. jaja yo lo hice con un tablero de ajedrez (bloqueando unas filas para que quede en 8x6) y un tercio de un mazo de naipes españoles..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero tenerlo original con todas las cositas lindas es impagable :D

      Eliminar